Higiene bucal en pacientes con discapacidad

Los pacientes con discapacidad presentan una higiene oral deficiente, con gran placa bacteriana en sus piezas, ademas lo que conlleva grandes alteraciones de la encía, ademas de una gran incidencia de caries. Ademas suelen padecer otros trastornos relacionados con maloclusiones dentarias, malposición dentaria, hipersalivación. trastornos en la erupción de los dientes, etc
En los discapacitados severos, la caries y le enfermedad de las encías, ademas del riesgo para su salud general, debido a la proliferación de bacterias en la boca, puede provocarles problemas en la alimentación, llegando a comprometerles físicamente.
La discapacidad se define como cualquier disminución de capacidad para realizar algo que se considera normal. las más graves: parálisis cerebral, epilepsia,  retraso mental, autismo,  síndrome de Down, perdidas sensoriales: sordera, ceguera.
El grado de discapacidad, según clasificaciones:
Grado I: La persona necesita ayuda para cosas básicas de la vida alguna vez al día.
Grado II:  La persona necesita mas cuidados, pero no de manera permanente.
Grado III: Necesitan apoyo o ayuda permanente de una persona
Problemas bucales de estos colectivos
En estos pacientes la higiene bucal es esencial, porque sus dientes tienen una gran tendencia a la caries ( dificultad para una buena limpieza de dientes), ademas de problemas con inflamación de sus encías. Pero no existen enfermedades orales exclusivas de este colectivo. ES decir, padecen con altísima frecuencia problemas bucales, pero no son problemas que aparecen solo en los discapacitados.
CARIES
Estas personas presenta un elevado índice de caries, por las dificultades que tienen para limpiarse bien la boca.
Entre los factores que influyen en esta elevada proporción de caries, están
1) La sequedad bucal (xerostomia) provocada por la toma de fármacos ansiolíticos
2) Fármacos que tienen azucares en su composición
3) desmotivación por la sensación que ellos y sus familiares tiene de que es una persona enferma total.
Esto unido a la dificultad que tienen para una buena higiene bucal favorece el elevado indice de caries en estas personas.  Por eso en estas personas y sus familiares o cuidadores, hay que hacer una labor pedagógica sobre las instrucciones del cepillado y de la dieta.
ENCÍAS

La gingivitis ( inflamación de las encías, pero sin mas afectación, no pasa de ahí) se produce por la placa bacteriana, la cual esta directamente relacionada con la falta o inadecuada higiene oral.  

La periodontitis, ya hay afectación no solo de la encía sino a los tejidos de soporte del diente y al hueso que se va perdiendo. Estas periodontitis suelen ser muy frecuentes en Síndromes de Down. De ahí, una vez más , la importancia de la Higiene Oral.

OTROS TRASTORNOS BUCALES
a) Traumatismos dentales ( en los epilépticos y oligofrenicos), incluso llegando a la perdida del diente por caída del mismo.
b) Bruxismo (apretamiento dentario, rechinar los dientes). Suele ser nocturno, y produce un ruido nocturno, aunque durante el día también siguen apretando. Es muy común en Síndrome de Down. El tratamiento consiste en férulas de descarga, si es posible, ajuste oclusal, si es muy intenso y doloroso, terapia de relajantes musculares.
c) Sequedad bucal: Provocada por la ingesta de algunos fármacos: relajantes musculares, antidepresivos, etc. Para estimular la saliva: comer chicles o caramelos sin azucar, limones antes de la comida, y hay algún medicamento: pilocarpina.
d) efectos secundarios de la medicación: muchos fármacos contienen azucares, lo que provoca caries. Los sedantes provocan sequedad bucal, lo que favorece también la caries y enfermedad de las encías. Antihipertensicos, anticonvulsivantes, sobre todo la hidantoina provoca un gran agrandamiento gingival ( hipertrofia), etc.
Visto todo lo dicho, se antoja fundamental una buenas higiene oral, lo cual no es nada fácil tratándose de personas que padecen una importante discapacidad, que hace que muchas veces sean dependientes de otras personas para completar su cepillado dental, y así eliminar la placa bacteriana para prevenir la caries y la enfermedad de las encías.