Clientes Especiales en el dentista

¿Qué entiendo por “pacientes especiales”?

Son los que, por sus características físicas, psíquicas necesitan ser tratados de una forma distinta en la consulta, por ejemplo: pacientes con cáncer, embarazadas, pacientes con problemas cardíacos o coronarios, (debido a la medicación que toman a diario), pacientes infantiles, pacientes psiquiátricos, discapacitados, etc.

 Como bien sabemos los dos problemas bucales más frecuentes son la caries y la enfermedad periodontal (gingivitis, sarro, periodontitis, bolsas, etc.), en estos pacientes adquieren una relevancia especial, debido a las dificultades que tienen para una adecuada higiene oral.

También hay que advertir, que necesitamos hacer una buena historia clínica para saber sus antecedentes, medicamentos que toman y posibles interacciones con antibióticos, anestesia, analgésicos que damos en la consulta, riesgo de sangrado en pacientes que están tomando anti coagulantes potentes, que deberán seguir un protocolo para evitar hemorragias importantes tras la intervención en la clínica dental.

Según el catedrático Hernández Vallejo, los pacientes con cáncer suelen ser tener disminuida la saliva, es un factor favorecedor de la caries, si han sido sometidos a quimio y radioterapia pueden presentar áreas de necrosis ósea en los maxilares, más todavía si han sido sometidos a tratamiento con Bifosfonatos.

Los seropositivos (sida), suelen ser proclives a padecer infecciones víricas, por hongos, bacterianas, también es frecuente encontrarnos con ulceras(llagas), así como disminución salibal.

Los pacientes que han sido trasplantados suelen presentar agrandamientos de la encía, debido a la medicación que toman (inmunosupresores, para evitar el rechazo del trasplante). Es muy importante ponernos en contacto con su médico, para que nos indique cuando tratar, como, y que tratamiento medicamentoso podemos mandarle que no interaccione con los inmunosupresores, porque podríamos producir problemas muy serios en el trasplantado.

Es necesario ponerse en comunicación con su médico antes de iniciar cualquier tratamiento bucal, y preguntarle qué medicamentos puede o no tomar.

Los diabéticos, tienen mayor incidencia de caries, de enfermedades de la encía, las heridas cicatrizan peor y por consiguiente con más probabilidad de infecciones después de las extracciones, cirugía, etc.

Pacientes con problemas cardíacos y coronarios: poner atención a quitar cualquier tipo de infección bucal que pueda tener el paciente con antibióticos (profilaxis antibiótica), para evitar que se propague la infección y pueda dañar válvulas cardíacas, u otras partes del organismo que hagan trabajar más al corazón. Por otra parte, estos pacientes están tomando potente medicación anti-coagulante (no solo aspirina, también Sintron, Brilique, etc.) que pueden producir fuertes hemorragias después de extracciones, cirugías, etc. Yo, suelo poner un protocolo en estos pacientes, pregunto cuál es el INR (tiempo de protrombina), lo normal es 1, pero entre 2-3 es válido, y se podría tratar bucalmente el paciente.

Antes uso un protocolo: si no es necesario no quito la medicación anticoagulante que suele tomar ( salvo que lo indique su cardiólogo, bajándole la dosis previo a la extracción o cirugía, o le cambie por otro anticoagulante menos agresivo: heparina), le mando 4-5 días antes enjuagues con ampollas de amchafibrim, 3veces/día, 3 días antes antibióticos, e inmediatamente después le realizo la extracción o cirugía necesaria, suturando bien la herida que produzcamos, y coloco gasas de espongostan a presión durante algunos minuto, y que comprima la herida con dichas gasa. Se le recomienda dieta blanda un par de días, mínimo que no se enjuague con nada los dos primeros días, para que no elimine el coagulo que se forma en la herida y que hará de tapón para parar la posible hemorragia

Embarazo: Es fácil encontrar encías agrandadas y sangrantes.

¿Como actuar en la consulta ante estos pacientes?

Primero hay que hacer una buena historia del paciente para saber las enfermedades y medicación que toma el paciente, si es necesario consulto con su médico para que me ponga al día y me instruya sobre que puedo o no hacer de tratamiento y la medicación que se le puede o no mandar. Ante la más mínima duda, consultarlo.

Ya existen ciertos protocolos que debemos seguir, por ejemplo:

Pacientes con gran discapacidad y nula colaboración, deberemos recurrir a la sedación, incluso anestesia general.

Pacientes con problemas de coagulación o medicados con potentes anticoagulantes: protocolo que ya expliqué anteriormente: premedicación antibiótica, INR (tiempo de protrombina), entre 1 hasta 3, enjuagues previos con amchafibrin, y realizar tratamiento previsto, con medidas que eviten hemorragias (suturas de la herida, compresión gasas hemostásicas, etc.).

Pacientes trasplantados. Pedir autorización a su médico, y OJO a la medicación se les receta por interacciones con los fármacos que tome (inmunosupresores).

Pacientes seropositivos: Instaurar medidas higiénicas y de aislamiento en la consulta, utilizar material desechable, medidas de esterilización.

Pacientes embarazadas: precaución con la medicación se les mande, sobre todo en el 1 trimestre del embarazo, evitar hacer radiografías (en todo caso poner delantales plomados a la paciente).

Pacientes muy pequeños o con fobias al dentista, valorar el tratarlos con sedación, yo uso benzodiacepam en adultos con fobia o ante tratamientos largos, anestesia general. En niños consulto con un anestesista.